Campaña Grungy Glam

/
Diciembre 26, 2019

Bimonocrom

MODA SUSTENTABLE: GRUNGY GLAM

AÑO: 2015

FOTOGRAFA: SOFIA TOSKANO

STYLE: KAYFLO MUZTARD Y JAVI CULLMAN

Moda sustentable: esta fue la primera colección con un concepto más claro y planeado, tuvimos la oportunidad de tomar las fotos en el desierto de Sabrinsky, ubicado en las afueras de Bogotá.

La idea con esta colección era usar prints y mezclar dos corrientes estéticas contemporáneas  grunge, el fenómeno musical noventero que resultó influenciando muchos statements de moda y el Glam que desató todos los estereotipos del rockstar rodeado de mujeres, droga y mucho dinero.

Le dimos vida a Grungy Glam, además del style de las fotos para la campaña donde decidimos   buscar un ambiente post apocalíptico al estilo Mad Max. Toda esta mezcla de conceptos se materializa en estas fotos, donde ya contábamos con un equipo de personas para colaborar, teníamos transporte, algo de presupuesto para viáticos y así poder salir del casco urbano, un gran logro en ese entonces.

En ese momento la Moda sustentable era un tema que causaba conflicto al crecimiento de Rotten porque se presentaban grandes desafíos en la producción, en la parte económica  y sobre todo en la  parte moral.

En este lado del mundo apenas conocíamos lo que ocurría en las cadenas productivas de los grandes retailers de moda:  la explotación, la esclavitud y teníamos la necesidad de darle una nueva dirección a la marca, aunque sin pensarlo ya lo estábamos haciendo, incluimos prácticas que aportaran como el Zero waste (en el corte se volvió fundamental), cortamos todo lo posible el material de tal forma que no desperdiciamos nada, el sobrante se aprovecha  al máximo.

La moda sustentable como un pilar fundamental, no producir en masa, crear prendas únicas, duraderas que no terminen en la basura en un ciclo corto sino que se puedan reusar, reparar y customizar para prolongar su uso .

Junto a Sofía, la fotógrafa, queríamos crear looks y una estética en medio de un desierto pero que la ropa fuera la protagonista, el styling se basó en la actitud rockera de la época, y así comenzó más definido en la marca el sello de sostenibilidad: moda sustentable de Bogotá para el mundo.

¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros